¡Bienvenido a Portland!
Depression drugs me. Ésta es la historia de cómo una ciudad costera se convirtió en la ciudad camella por excelencia, famosa por toda Nueva Inglaterra. ¿Te sentías mal? ¿Necesitabas divertirte? Hacías unos cuantos kilómetros con el coche hasta Portland, y en cualquier esquina oscura encontrabas el quid de tu felicidad. Desde lo más suave hasta lo más letal. ¡Hasta el perro del vecino tenía droga en la caseta! El dinero iba y venía, las fiestas iban de la mano de las redadas, pero la policía nunca llegaba a descubrir nada. Hasta el funcionario más aburrido soñaba con hacerse rico pasándose a narco. Nacías en Portland conociendo los chanchullos del lugar, en vez de una tarta de cumpleaños o una Nancy Malibú, pedías speed o coca. ¿Quién no pasaba las épocas de exámenes con un subidón? Pero con el tiempo, las cosas avanzaron hasta que se cesaron. Alguien dio un chivatazo, se abrió el baúl de los tabúes. Los traficantes desaparecieron del radar. Todo se estropeó. ¿Y ahora? ¿Ahora qué? Ahora luchas por el motivo de tu existencia con garras y dientes. Ahora, te drogas.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el Vie Feb 01, 2013 8:02 am.
Clima

Invierno en Portland, Maine; EEUU.
Las temperaturas oscilan entre los
2ºC y los 15ºC.
Un diciembre lleno de nevadas y
olas de frío.
Últimos temas
» Promoción tumblr (élite). Creeper of Clovers academy
Vie Jul 12, 2013 10:21 pm por Invitado

» AVADA RPG {Nuevo} ELITE
Vie Mar 15, 2013 9:33 am por Invitado

» Psiquiátrico Fallen Angel [Elite] (cambio de botón)
Jue Mar 14, 2013 12:01 pm por Invitado

» ~Toujours Pures~ Elite
Dom Mar 10, 2013 7:51 pm por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Vie Mar 08, 2013 2:32 pm por Invitado

» RPG: Viviendo en Manhattan (afiliación élite)
Dom Feb 24, 2013 4:19 am por Invitado

» Wingardium Leviosa, rol foro (NORMAL)
Vie Feb 22, 2013 9:28 am por Invitado

» World of Darkness (Afiliación Élite)
Sáb Feb 16, 2013 8:02 am por Invitado

» Lundqvist University {Elite}
Sáb Feb 16, 2013 6:57 am por Invitado

Staff.

Afiliados hermanos
Afiliados.
Runaway Train
inferio rpg
Escrituras Modernas

normales
Créditos.

Licencia de Creative Commons
Cyanide for Wounds está bajo la licencia de Creative Commons. Las imágenes del sitio han sido tomadas de páginas como Tumblr, We heart it, DeviantArt y Google, aunque su manipulación y colocación se atribuye a Hysteria y PoisonousBones. Los códigos de CSS y html son gracias a asistenciaforoactivo.com y los propios administradores, junto a un aporte de Skaôi.
Todo el contenido de Cyanide for Wounds es original y pertenece al foro y a los respectivos creadores. Cualquier plagio será inmediatamente denunciado a Foroactivo.


Personajes canon — Masters.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Personajes canon — Masters.

Mensaje por Cyanide el Mar Ene 29, 2013 12:08 am



Jade Rhia Burwitz

Ella no era nadie. No era nada más de lo común. Alguien con aspiraciones, con ambiciones. Una chica de los suburbios que a base de bien y con paciencia y mesura, conseguía lo poco que se atrevía a proponerse. Jade no era diferente a ti. Tenía novio. Tenía a Dean. El chico de sus sueños, quien además compartía los suyos propios con la morena. No eran la pareja perfecta, ojalá se hubieran acercado siquiera a ello. Sin embargo, se tenían el uno al otro. Tenían aspiraciones de futuro por compartir, vida juntos. Algo que iba para largo. Incluso se llevaba bien con Jona, pese a ser el elemento de intromisión constante entre ella y Dean. Dean y Jona son como hermanos, qué le vamos a hacer. Crecieron juntos, planeaban todo entre ellos. No se supo exactamente en el momento, quién fue el de la gran idea. O si fueron los dos. Pero los tres sabían que no podrían salir de aquel barrio de mierda sin un dólar. ¿Y ahora... qué iban a hacer? "Podemos vender droga. Éso siempre funciona. " Si Jade hubiera podido adivinar los resultados tras aquella idea, habría matado por adelantado al que lo hubiera planteado en voz alta. Pero no puedo preveerlo, así como tampoco se esperó cuando a los chicos se les quedó pequeño el puesto de meros camellos, la humillación a la que la expondrían.

"Tienes que tirarte a Big B. Enamóralo, o lo que mierda quieras. Pero jódele la cabeza para que nosotros podamos putearlo por la espalda sin que se de cuenta. Así avanzaremos." Ésas fueron las palabras de Jona. Ella miró a Dean, quien asintió, de acuerdo. Lo que dejaba claro que su relación empezaba a importarle una mierda. Sin embargo, Jade obedeció. Y así le mandaron a por todos los narcotraficantes, uno tras otro. Ella y Dean estaban muy lejos de llegar a ser pareja todavía. Jade, de hecho, le odiaba. Hubiera pagado lo que fuera por verlo sufrir. Hasta que un día, Dean le dijo que habían detenido a Jona. ¡Qué oportuno! Dean quería que recuperaran lo que perdieron, y aprovecharan que Jona estaba fuera de juego para sacarlo del camino. Ella le sonrió, y con mucha dulzura lo mandó a la mierda. ¿Tanto dolor para luego abandonarla, y ahora quería una ayudante? No. Lo que le daría sería una patada en el culo, y luego le arrancaría la cabeza. Porque sí, porque con la morena no se juega. Porque la morena, por mucho que lo parezca, no es tonta. Y la morena, aunque la gente no lo crea, con un chasquido de dedos consigue que todos los narcos vuelen Maine entera. ¿Quién es la que manda ahora, Dean? Estoy deseando verte retorcer.




Dean Miles Whett

Y de lo poco que tenía no me quedó nada.

¿Dean? ¿El cabrón de la esquina? ¿El que vende droga? Ahí lo tienes. Pero tú calladito, que como la gente se entere de quién es, nos jode a todos. De cero pasó a cien, pero no por sí mismo. Él era feliz, era un chico conformista. Tenía novia, tenía un mal trabajo, pero al menos tenía algo de dinero. Tenía un piso maltrecho, pero eh; peor era dormir en la calle. De los que veían el vaso medio lleno en lugar de medio vacío. Y tú te preguntarás: ¿Qué pasó? Las ansias de más. Pero no las suyas, las ajenas. Jona siempre había sido el de la voz cantante. Él decía, la gente seguía. Dean no era un fiel seguidor suyo, pero aún así, eran como uña y carne. El problema radicaba en cuando Jona quería algo, y Dean se lo negaba. ¿Las heridas curan? No. Las heridas pueden cicatrizar externamente todo lo que tú quieras, pero por dentro siguen estando igual de abiertas. Dean tenía muchas heridas por todo su cuerpo. Jona solo necesitaba clavar ligeramente el dedo en alguna de ellas, y lo tendría a su merced. "No querrás que la gente se entere de lo que tú y yo.. sabemos. ¿No?"

Así fue como acabó metido en las drogas, arrastrando a Jade con él. ¡No había otra manera! Estaba atado de pies y manos. No le quedó otra que claudicar, hasta tener la oportunidad de liberarse. Al parecer, la fortuna en ocasiones tenía el oído pegado a la puerta, ya que no mucho tiempo después Jona fue arrestado. Nadie supo con certeza el motivo, ni cómo la policía había dado con él, pero tras tantos movimientos y ataques hacia los otros narcotraficantes, no era difícil encontrar el nombre de ambos. Habían conseguido hacerse sonar por Portland. Era lo que obtenías con un buen plan y una buena chica de piernas dispuestas, tal y como decía Jona. Esa chica no era otra que Jade. Su - ¿su? - Jade. Entre los dos la habían forzado a meterse en la cama de todos los peces gordos habidos y por haber en la ciudad, mientras que ellos se encargaban de meterle la puñalada por la espalda de uno en uno. Así fue como limpiaron a la competencia en menos de un año. Y así fue como se garantizó el odio de la morena. Pero no fue hasta que la encontró y trató de entablar aunque fuera una mínima conversación con ésta, que la chica no mostró todo su veneno. Y había mucho, sí señor. De los de frasco pequeño pero condensado. El más peligroso. ¿Y ahora qué? Se preguntó durante semanas. Ahora iba a cobrar lo que se merecía. Ahora iba a arruinar a Jona.




Jona Terrence Harris

La traición se paga cara, mis pequeños hijos de puta. Y la vuestra, en especial, vendrá con un regalo. Uno de mi propia huerta.

Querías saber de él y solo tenías que preguntar a cualquier viandante de la zona, que te respondería con nombre, apellidos y número de teléfono. ¿Qué era lo que tenía Jona que no tenían los demás? Labia. Labia bípeda, pero labia. En cantidades industriales. Tan carismático y flexible a cualquier situación, que apenas podías percatarte de lo que le molestaba y lo que no. Por muchos años que pasaras a su lado. Demonios, Dean había vivido con él casi desde que nacieron, y todavía le costaba descifrarle. Sin embargo, por muchos problemas que pudieran ambos tener con el exterior, nunca sufrían alguno entre ellos. Inseparables, prácticamente hermanos siameses. Lo que uno quería, lo hacía el otro, y viceversa. Quién diría que una morena de ojos claros y falda minúscula tardaría menos de un día en joder lo que ellos habían armado en años. Dean pasó de estar pendiente de Jona, a tener únicamente ojos para ella. No era de extrañar que el rubio, acostumbrado al control y a la atención constante, se molestara. Pero nunca atacó a Jade. Él siempre juzgó en silencio a Dean. ¿Por qué coño tenía él que llevarse a la chica y yo no? ¿Por qué él tenía trabajo y yo no? ¿Por qué Dean invita a vivir a esa gilipollas, y a mí me deja tirado? Todo era preguntas y envidia. Porque Jona podría tener todo el encanto que tú quisieras, pero no había nacido para destrozarse las manos de trabajar si aquella tarea no le ofrecía beneficios directos. ¿Y cuál fue su idea brillante? La droga. Droga a raudales, de cualquier tipo, calibre, coste y color. Toda la que pudiera. La quería toda, toda para él. Quería que la ciudad entera le acudiera en busca de lo que tanto ansiaba, y no tardó en presionar a Dean para arrastrarlo por el camino. Ya conoces el dicho de si yo caigo, tú caes conmigo. ¿El problema? El de siempre. Jade no se atrevía, nunca se había fiado de Jona. "- ¿Y si algo sale mal? - Si algo saliera mal, hermosura, para algo te tenemos a ti." No hay mal que por bien no venga. ¿Por qué no echar mano de todo lo que puedas? Jona nunca había sido conocido por su gran moralidad, por lo que no le costó ni un desvelo el obligar a la morena a prostituirse con los cabecillas del tráfico mientras impulsaba al otro a cargarse a aquellos a los que su novia se tiraba. Él no movía ni un dedo, pero además se aseguraba de que ellos dos sufrieran. Igual que lo solía hacer él antes de que todo se perdiera. Así fue como poco a poco, tanto el apellido de Jona como el de Dean se hizo conocido por todo Portland. "Ellos dos son las únicas vías de acceso." Ay, Jona Jona. Cuanta más ansias, mayor es la ceguera. ¿No viste al coche de policía pisándote los talones? Entre rejas. Jona Harris, encarcelado. Entre barrotes. Sin visitas. Sin ayuda. Solo. Y además de solo, odiado. ¿Desde cuándo tenía Dean contactos en la cárcel? Así que me vigilas, cobarde. Ya verás lo que es una buena revancha. Empezaré con tu putita de mierda, y terminaré contigo por todo lo alto. Dean y Jade no son ni de lejos los únicos capaces de mover los cables. Él podía quitarse a los dos de un mismo golpe si quisiera. Ah, la venganza. Tan lenta como amarga.


avatar
Cyanide
Admin

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 19/01/2013

Ver perfil de usuario http://cyanideforwounds.foro-phpbb.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.